sábado, 13 de junio de 2015

Una mesa diferente

¡Buenas! ¿Qué tal se presenta el sábado? 

     No se si te has dado cuenta, pero a estas alturas es el penúltimo fin de semana de la primavera, junio vuela. 




     Antes, al menos por el sur, la primavera con abril y mayo significaban el mes de los niños, esos meses en que los pequeños iban a disfrutar de ese gran día (aunque una servidora la hizo en junio jejej) su Primera Comunión, algunos movidos realmente por ello, otros por los regalos e incluso por la fiesta, es un acontecimiento especial para ellos, que indica que se van haciendo mayores y es la excusa perfecta para reunir a la familia, pero ahora este periodo se ha extendido a casi cualquier fecha del año.

     Desde hace un tiempo, las candybar o candytable, hablándo claramente y en español, las mesas dulces o  "mesas de chuches" se han convertido en un básico  con el que muchos padres sorprenden a sus pequeños ese día, o incluso algunos son totalmente partícipes a la hora de diseñarla. (Sí, ya se que nos quedan muchas por enseñar)

     Pero esto no acaba aquí, además de las mesas dulces, que nos encanta preparar y ver como los peques alucinan al verlas al llegar, Silvia, la madre de Marina nos hizo un encargo especial, quería regalar a su hija algo que la sorprendiese ese día, pero ya llevaban bastantes chuches y no le apetecía tener más dulces en la comida, y nos fuimos directas, ¡Una mesa de regalos! o una giftable o presentstable o favourtable ya que estamos con el inglés (que se lleva mucho en estas cosas).

La temática estaba clara desde el momento uno, Violetta, Marina es una más de los cientos de niñas locas por este fenómeno de la factoría Disney, que se pasan el día cantando sus canciones y ensayando sus coreografías, así que nos pusimos manos a la obra y este es el resultado.







¿Te animas a hacer algo diferente ese día? 

Ya ves que no solo se trata de mesas dulces, hay un mundo por inventar.



Un millón de gracias por leer y ¡Nos vemos pronto!


Cristina.